Marcos Nieto Pallarés reflexiona sobre una de las peores enfermedades del ser humano: la envidia

“Golpea a los que te envidian regalándoles tu bondad”


Por Marcos Nieto Pallarés


Una reflexión. Quizá divague:

 Una de las, para mí, peores enfermedades que padece el ser humano —no física, ni, teóricamente, mortal—, es la envidia —la “insana”, por supuesto—. Desde hace un par de años, me he visto arropado por el maravilloso mundo que es la literatura; ahí es donde la he apreciado con más vehemencia. Me siento incapaz de comprender lo que pasa por la cabeza de algun@s.

Sentimiento de tristeza o irritación producido en una persona por el deseo de la felicidad o posesión de otra: descripción que he encontrado por internet. Ahí va la mía: dolencia espiritual, que destruye al enfermo por dentro. Pues es mal del afectado y del que la propicia —el que paga las consecuencias—, y, por suerte, castigo del mismo que la despacha.

Todos la hemos sentido —no soy una excepción—. Pero yo, cuando la intuyo “insana”, la transformo. Me pregunto a mí mismo: ¿Por qué no alegrarme por esa persona que tiene lo que yo anhelo? ¿Por qué no desear lo que posee, sin sentir la necesidad de arrebatárselo? ¿Por qué no usar ese deseo para mejorar, para alcanzar lo que él ha logrado? La envidia solo demuestra la debilidad del ser humano; mas muchos no lo entienden. Creen que anulando lo que les produce dicho desazón, mejorarán. Y no. Si no somos capaces de transformarla, de ver que solo ayudando al prójimo, de hacerle mejor, nosotros lo seremos, nunca alcanzaremos la plenitud, la felicidad de sabernos buenas personas.

 «Golpea a los que te envidian regalándoles tu bondad.»

                                                                                                         Marcos Nieto Pallarés


Marcos Nieto Pallarés

Marcos Nieto Pallarés nació el 18 de febrero de 1980. Desde entonces, su vida se ha narrado en un bonito pueblo de la provincia de Tarragona, llamado ‘La Sénia’. Desde niño, las ideas empezaron a emanar de su cabeza inquietas, deseosas por salir y verse plasmadas sobre el papel de una encuadernación. Un buen día, uno que él mismo reconoce no recordar con exactitud, empezó a escribir anhelando lo que al fin y al cabo todo escritor desea: ser leído.


ENLACES RELACIONADOS:


VídeoLectura de “El asesino indeleble”, por Marcos Nieto Pallarés

VídeoLectura de “Los crímenes post-mortem”, por Marcos Nieto Pallarés

Comentario literario de Los crímenes post-mortem: “Al viejo estilo del cine negro americano”