Al viejo estilo del cine negro americano

Combináis  los ingredientes: mezclados no agitados,  lo servís bien frío y disfrutáis de una buena novela negra.