El folletín de Libretería os ofrece íntegramente y en exclusiva el capítulo 42 de esta novela de aventuras y suspenso. Lleva por título "El restaurante del chino"

Adrián Henríquez (Villa Clara, Cuba, 1987) es un ferviente admirador de Ken Follet, Tom Clancy o Dan Brown, cuya influencia literaria ha traslado con éxito a su primer tecno-thriller: A la captura del Shadowboy.  Se graduó en la escuela de arte Manuel Ascunce Domenech, en Cuba, y emigró a Estados Unidos en el 2009. Actualmente reside con su esposa en Nashville, Tennessee.

El escritor cubano es además aficionado a todo tipo de artes marciales y adicto a las peleas de la UFC  (Ultimate Fighting Championship), el deporte de artes marciales mixtas más famoso del mundo donde se combinan, entre otras, las disciplinas de Muay Thai, Karate, Jiu Jitsu y  Kickboxing.  Estos conocimientos y su disciplina documental le permiten trasladar a sus novelas de ficción el realismo de distintas artes de defensa y ataque.


 A la captura del Shadowboy

Un tecno-thriller con los mejores ingredientes de un best-seller

Sinopsis:

Nadie ha podido cazarlo. Ni siquiera los agentes más preparados del Mossad, la KGB o el MI6. Su nombre en clave es “Shadowboy” y encabeza las listas de los hombres más buscados en el planeta. El ex doble agente nazi es en la actualidad un anciano y humilde pescador de la manigua en el centro de Cuba, que se esconde bajo el nombre de Manuel Mendoza.

Su repentina aparición en el continente Europeo dispara una alarma internacional.

Los Alfas, mercenarios de élite del HSI (High Security International), son contratados por uno de los ex agentes de la KGB más crueles de la Guerra Fría, el ex coronel Nikita Sokolov. Su única misión será viajar a Cuba para capturar al anciano.

¿Conseguirán los mercenarios mejor preparados del mundo atraparle? Empieza la captura del Shadowboy en la que se verán implicados los clanes militares de la isla que controlan el tráfico de armas, drogas y prostitución.