‘Los crímenes azules’,  nº1 en Francia e Italia, un hecho insólito para un español


“Salimos en 20 minutos”, anuncia la carrera del día. “Intervalos de 200, 50”/35” hasta 28”, corre todos los días con su hija. Enrique Laso es un escritor de objetivos: “Hoy resistencia más velocidad”. Ha publicado cuatro guías para  runners en diez  idiomas que han sido todo un éxito en 20 países del mundo. Pero su mejor marca es un agente especial de Quántico, Ethan Bush, un miembro de la Unidad de Análisis de Conducta —célebre por la series Mentes Criminales—. Insoportable e intratable, abomina de los iPad y las tabletas táctiles. Prefiere tomar notas en sus libretas Moleskine, como su creador, un autor ‘indie’ con un cociente intelectual próximo a 160.

Enrique Laso fue de los pioneros en aterrizar en el nicho de mercado que descubrió la multinacional de la logística americana Amazon: la autopublicación. Ensayó con ‘El rumor de los muertos’, lo puso en los primeros puestos de la listas y terminó cediendo los derechos a la Editorial Planeta. Pero su récord más sonado y comentado en las redes sociales es la serie de ETHAN BUSH, que suma más de medio millón de lectores en todo el mundo y ha sido traducida a seis idiomas.

Asesorado por cuatro agentes del FBI,  los siniestros crímenes perpetrados por los más variopintos asesinos, los métodos utilizados y la captura de psicópatas imposibles de cazar,  cobran un gran realismo bajo su pluma.  Su serie ha atesorado unos éxitos de ventas raramente alcanzados en el mundo editorial con títulos tan sugerentes como Niños sin ojos, Los cadáveres no sueñan o ¿Dónde descansan las almas? Su serie policíaca suma adeptos día a día: más de medio millón de copias vendidas lo demuestran.

Enrique Laso haciendo estiramientos


Su primera novela negra fue el ebook más vendido en castellano en 2016


No quiere hablar mucho de la tentación de Hollywood –un agente ha comprado los derechos de dos de sus novelas—  ni muchos menos despejar qué productora lleva negociando con ellos la adaptación de la primera entrega. Enrique quiere estar en los rodajes y tener voz y voto en los cambios de guión, y a Hollywood no le gustan mucho esas intromisiones extranjeras o al menos, extrañas. Si no fuera por eso, ya tendríamos hace tiempo a Ethan Bush en la gran pantalla.

Este escritor extremeño se ha convertido en una especie de gurú de corredores y de indies. A los primeros les alecciona a través de las redes y sus guías con consejos sensatos que no pongan en peligro su salud. A los segundos intenta convencerles de lo necesario de un buen marketing para vender ebooks autopublicados.  Sus libros, de hecho, están en cerca de 300 escaparates, el número de plataformas digitales que hoy en día publican libros autoeditados.  Aquí radica parte de su éxito. Eso y la publicación en varios idiomas —nada menos que a 14 idiomas son traducidas sus obras—. Muchas, como The blue crimes, han llegado al mercado antes en inglés que en castellano.

Licenciado en Administración de Empresas, máster en Dirección de Marketing por el ESIC y PDD por el IESE—Universidad de Navarra, abandonó las corbatas y los trajes de marca, los cómodos sillones ejecutivos de las multinacionales en las que trabajó, por las sudaderas y las camisetas de runner; todo para dedicarse a esa dura carrera que es autopublicar libros y venderlos. Experto en marketing online y estratégico, sigue marcando tendencias en un mundo donde apenas se lee y se escribe mucho. Un mundo en el que superar el millón de copias vendidas no es nada sencillo.

“Fabulosa sesión de intervalos de 200”, concluye la carrera del día. “Tiempos de infarto pese a que soplaba el viento con fuerza”.


ENLACES RELACIONADOS:


Enrique Laso, el niño prodigio que se hizo escritor

Web de Enrique Laso: Mis libros

Atrapado en las redes de asesinos en serie