CLUB DE LOS DESEOS

Un club selecto para lectores selectos

                                                                                                                                                                                                © Diseño Ilustración Vectorpouch

UN REGALO TE ESTÁ ESPERANDO ... 

APÚNTATE

Nuevo microrrelato de Víctor Fernández Correas. Si suena la campana, váyanse, una advertencia con sonido de amenaza en un pueblo donde la sensación de abandono asustaba a la luz del día.

“Entre aquellas casas, la iglesia, que remataba una torre. Y en su campanario, una campana. También entre aquellas casas había otra habitable. La que escogió una pareja —chica y chico. Jóvenes, disolutos—”

Por Víctor Fernández Correas

(autor de La Tribu maldita y La conspiración de Yuste)

Era aquel un pueblo desangelado de calles estrechas, mal iluminadas y frías. Si la sensación de abandono asustaba a la luz del día, de noche la soledad mataría con tal de disfrutar de un poco de calor a su lado. Dos habitantes, y mal avenidos. Viejos, cansados ya de soportarse tras una vida de odio mutuo y rencores. Cinco casas en pie, todas ellas en torno a la plaza del pueblo, y restos de otras que lo fueron más alejadas de dicho emplazamiento. Entre aquellas casas, la iglesia, que remataba una torre. Y en su campanario, una campana. También entre aquellas casas había otra habitable —junto a las ocupadas por los ancianos—. La que escogió una pareja —chica y chico. Jóvenes, disolutos— para pasar la noche tras franquearle el paso uno de los ancianos. Parco en palabras, sólo abrió la boca para lanzar una advertencia a la pareja:

—Si suena la campana, váyanse.

Pareja de jóvenes

Cenó la pareja con la advertencia del anciano encima de la mesa. Antes de acostarse, el chico echó un último vistazo a través de la ventana. La misma soledad, la misma sensación de frío. Se levantó un arisco viento que gritaba su fuerza. El aspecto exterior y el plan, con ella esperándole en la única cama que había en la casa, eran suficientes como para estar tardando en acompañarla. Apenas se abrazaron bajo la pesada manta, comenzó a tañer la campana. 

—Joder —musitó ella, estremecida.

No tañía. Lloraba. Entre campanada y campanada, aullaba el viento. Uno de sus golpes abrió la puerta. Lo oyeron, y la pareja también escuchó unos pasos acercándose a la habitación. El haz de luz de la linterna del teléfono móvil del chico rescató de la oscuridad los rasgos duros y serios de la cara del otro anciano del pueblo. Con las manos a la espalda, éste se acercó a la cama.

—¿Acaso no les avisó el otro que se fueran si oían la campana?

Que seguía llorando tañido a tañido.


Otro microrrelato de Víctor Fernández Correas:


Microrrelatos: “El piano de Alicia”


Si quieres leer alguna de sus novelas,

en Librería Deseos tienes una de las más famosas:



O si quieres saber más de él, esta es su página de autor en Libretería:


Víctor Fernández Correas, ficción histórica de ‘pata negra’

CLUB DE LOS DESEOS

Un club selecto para lectores selectos

                                                                                                                                                                                                © Diseño Ilustración Vectorpouch

UN REGALO TE ESTÁ ESPERANDO ... 

APÚNTATE