Érase una vez un sueño es la manera más agradable que he encontrado para contaros la historia de Libretería. El viernes 23 Libretería cumple dos años. Todavía está creciendo, pero entre todos la cuidamos mucho para que se haga mayor.

Libretería cumple dos años

Cuesta de Moyano actual Madrid

ÉRASE UNA VEZ

Decía Pablo, Milanés por supuesto, que el tiempo pasa y nos vamos poniendo viejos… Pero por fuera. Simple oxidación. Por dentro las ganas de vivir, sentir, crear… crecen y se agigantan.
Óscar, el pequeño Óscar, el protagonista de El tambor de hojalata, de Günter Grass, se negaba a crecer. Por fuera, claro. Y cada vez que lo hacía le dolían los huesos. A mí también me ha pasado algo parecido  toda la vida. Quizás por eso conservo la curiosidad infantil por tocar y probar cosas. En una ocasión alguien me comparó a Cosimo Piovasco, el barón rampante, no sé si por mi tozudez o qué….
Hace 8 años alguien dijo en mi presencia: Kindle, y se me activaron todas las antenas. No era un pequeño aperitivo de chocolate, era una máquina para leer. Y yo que siempre he cargado por los transportes públicos de la vida mi mochila de libros, me pareció un invento a la par de la ducha o de la cama: maravilloso.

Tenía ante mí un nuevo mundo del que no hablaban los medios de comunicación ni las tertulias de intelectuales ni nadie…

Una cosa lleva a la otra. Y mi pequeño Óscar me tiró al charco de una lectura que no tenía fin ni límites. Cientos y cientos de novelas de autores desconocidos que escribían de vicio y que me lo hacían pasar de miedo… Bueno, de miedo, de risa, de tensión… Me subí a mi árbol y empecé a devorarlo todo. Tenía ante mí un nuevo mundo del que no hablaban los medios de comunicación ni las tertulias de intelectuales ni nadie…
Así que entre libro y libro, pensaba. Pensaba como compartir todo eso que me lo hacía pasar tan bien. Así me tiré 3 o 4 años: en una eterna duda cartesiana. Y un día me dije: hasta aquí hemos llegado. Y le busqué un nombre a todo aquello que hervía dentro de mí por encima de la temperatura de ebullición.
Mr. Google me ayudó en mi búsqueda y por fin llegué a la calle Llibreteria de Barcelona y encontré una foto de los recuerdos de mi infancia, una de la Cuesta Moyano, en Madrid. Y me dije: Ya está. Monté una fanpage y me sentí más orgulloso que un 7. Subí mi primer post y me dije: lo has hecho.
Qué errado estaba. Aquello era una nacedera, pero no había río. Y yo deseaba bajar como José Luis, Sampedro por supuesto, el Tajo cargado de árboles hasta Aranjuez.

Estaba enloquecido como Murphy atado a su mecedora y empecé a hablar con ese objeto que en otros tiempos hubieran tachado de brujería.

Empecé a oir voces como San Manuel, el bueno y mártir de San Manuel. Y se me empezaron a aparecer en sueños Cara de Plata y Don Friolera. Por artes desconocidas para mí se me encendió el celular sin permiso y se puso a grabar la cámara de vídeo. Me dije: ya está, ahora se me aparece la Virgen. Pero no. Estaba enloquecido como Murphy atado a su mecedora y empecé a hablar con ese objeto que en otros tiempos hubieran tachado de brujería. Así nacieron las videolecturas.
Como me gustaban mucho, también a los demás, les cree un baúl, un cofre del tesoro abierto a todo el mundo, no como el de Stevenson, más grande, para que todos pudieran leerlas en voz alta y lo llamé Canal Libretería. Se me antojaban como los hombres y mujeres libro de Ray Bradbury. Me parecía poco para tan buenos tesoros y los guardé en un blog. El pequeño blog se hizo grande como la boa de El principito, pero tenía límites como Juan Salvador Gaviota. Así que construí un magazine para que pudiera recorrer todas las miles de leguas que quisiera por el fondo del mar o por el cielo infinito.
Hasta el verano pasado… Los veranos son los mejores momentos para leer al aire libre… Y el pasado verano Libretería tomó la forma que hoy conocéis, esta web en la que estáis leyendo….
Perdón, me vais a disculpar un momento, tengo al pequeñín llorando, necesita el biberón. Es su hora… Sólo tiene un mes y 29 días. Se llama Librería Deseos


MÁS SOBRE EL II ANIVERSARIO DE LIBRETERÍA


Así se lo contábamos a Onda Cero:

Onda Cero nos da la palabra

La versión seria y oficial:

Nosotros

Nuestro proyecto para escritores:

Libretería Comunicación