Tienes diez líneas para averiguar quién es este hombre que le habló a la eternidad de tú a tú por contar lo que le rodeaba. Escribía, tal y como veía…

“Algo negro, muy oscuro, una tragedia tras otra”

Esscribía, tal y como veía

Empezó a estudiar, pero le tocó la peor de las peores épocas que ha tenido que sufrir un ser humano. Albañil, empleado, jornalero en el campo… Hasta que le dio por contar lo que le rodeaba, lo que veía. Algo negro, muy oscuro, una tragedia tras otra. Y no le fue mal. De él decían que escribía, porque escribía, tal y como veía, como observaba las cosas. Eso sí, con emotividad. Y así estuvo una temporada, compaginando eso de darle a la tecla para contar historias y la vertiente más cotidiana. Suicidios, robos, esas cosas. Precisamente, de esas cosas salió su obra más celebrada, la que le permitió tratar a la eternidad de tú a tú. Aunque, en su momento, le dieron hasta en el cielo de la boca por ella. Pero lo hecho, hecho estaba, y siguió a lo suyo, dándole a la tecla para salir adelante y encarando esa inmortalidad que se ganó a base de bien.


SOLUCIÓN ENTRADA ANTERIOR:


Daba miedo, pero mucho miedo

Maximilien-Robespierre-solución

MAXIMILIEM ROBESPIERRE

Abogado, escritor, orador y político francés apodado «el Incorruptible». Fue uno de los más prominentes líderes de la Revolución francesa.

Lee su vida en Word

 

 

 

Víctor Fernández Correas, ficción histórica de ‘pata negra’