El típico maduro podrido de dinero

«La conquista de esa noche. Y a ello decidió ponerse usando las armas de siempre: esa labia que se gastaba, un físico aparente y una tarjeta de crédito».