El dragón y la rosa. El forastero.

A Fidel se le ponen los pelos de punta cuando comprueba que desde el puente unos ojos inyectados en sangre, se clavan en él. Duda en echar a correr, pero el miedo le paraliza. La sorpresa aumenta cuando el forastero arroja al agua un cuerpo inerte.