De nuevo entre vosotros, uno de los autores de éxito de esta temporada y una de las secciones más populares de la primera Libretería. Víctor F. Correas en «Vidas en diez líneas de Word». Es todo un reto semanal: tienes diez líneas para averiguar quién es este personaje histórico. Y éste es bastante fácil.

La humanidad entera resumida en un rostro original: la revolución hecha persona, el griego más inmortal, el más longevo de los peregrinos…

Errante como su propia sombra

Errante como su propia sombra y pasado, el protagonista de hoy luchó -en el sentido literal de la palabra- por alcanzar su sueño. Y se lanzó tras él.

Sin embargo, el destino le tenía preparado otro camino paralelo al deseado. Lo tomó. Y también le costó caminar por ese camino, encontrar el acomodo que deseaba. Así que fue lo que otros quisieron que fuera; la humanidad entera resumida en un rostro original, inconfundible. Incluso hasta pensó que un ventajoso matrimonio le serviría de ayuda. Todo lo contrario. El camino se complicó y tuvo que regresar a los orígenes. Y un triunfo cargado de deseo le llevó a otro, y a otro, y a otro… El rostro inconfundible, la revolución hecha persona, el griego más inmortal, el más longevo de los peregrinos… Todos fueron él. Que consiguió lo que tanto deseaba. La eternidad, que quedó prendada de su rostro y de su buen hacer. Y muy merecidamente, dicho sea de paso.


SOLUCIÓN ENTRADA ANTERIOR:  John Ronald Reuel Tolkien


Sinónimo de magia

Tolkien, sinónimo de magia, autor de El señor de los anillos

Escritor, poeta, filólogo, lingüista y profesor universitario en Leeds y Oxford. Su amigo el escritor Clive Staples Lewis le propuso para el Premino Nobel de Literatura, pero la academia sueca lo desestimo por culpa de «pobre prosa». Es mundialmente conocido como autor de El señor de los anillos y El Hobbit.

Lee su vida en Word

 

 


MÁS VIDAS EN 10 LÍNEAS:

IR A MÁS VIDAS ›


MÁS SOBRE VÍCTOR:


Víctor Fernández Correas, ficción histórica de ‘pata negra’


MICRORRELATOS DE VÍCTOR F. CORREAS:


Microrrelatos: “El piano de Alicia”

El típico maduro podrido de dinero