Cecilia Barale resulta una de esas autoras cuya modestia y pudor no le permiten destacar en esta vorágine de narcisismos que nos persiguen por todos los rincones virtuales. No es la única, hay más excelentes escritoras que padecen este injusto anonimato por culpa de la misma pandemia. Podría citarlas, pero no es el momento.

Ambienta sus historias en un mundo complejo de confabulaciones, misterios, dobleces y auténticos villanos sin escrúpulos

Barale es una de esas mujeres todotarea ─o todoterreno, como decían en mi época─, de esas que no sabes cómo les da la cuenta del día para acabar con todo lo que se proponen: criar a los hijos, llevar la casa, traducir ─sí, es que es también traductora de idiomas─, darle vidilla a su blog y escribir. ¡Si solo lo último te come el día! (Y la noche). Ah, y también se ocupa de un perro.
Lo lleva todo con sencillez. Y esa sencillez la traslada a su literatura, a pesar de que ambienta sus historias en un mundo complejo de confabulaciones, misterios, dobleces y auténticos villanos sin escrúpulos. Y es que a Cecilia Barale, le gusta la Historia y los escenarios de la actualidad, pero también indagar en la otra versión, la que no es oficial, para hablarnos de ese otro mundo que nos cuentan.

CECILIA BARALE: “Con 12 años una fecha me marcó especialmente: el 2 de agosto de 1990. Comenzaba la Guerra del Golfo, la primera invasión de Irak”

El coleccionista, la novela que empezamos hoy a publicar en El folletín de Libretería, está ambientada en una Bagdad ocupada por los marines

La historias comienza con la destrucción e incendio de la emblemática Biblioteca de Bagdad. Y con ello, la llegada de los traficantes de arte.

Cecilia Barale, autora de El coleccionista
En su web nos desvela el origen de esas pasión: “Con 12 años una fecha me marcó especialmente: el 2 de agosto de 1990. Comenzaba la Guerra del Golfo, la primera invasión de Irak. La curiosidad me llevó primero a preguntar entre mis más próximos: mi familia. En los años siguientes intenté contestar a las preguntas que según profundizaba se hacían más numerosas y que me llevaron a leer todo tipo de libros: ensayos, novelas, investigaciones…, y a seguir las noticias de Medio Oriente con gran intensidad y pasión. De esa curiosidad infantil arranca mi entusiasmo por ir más allá de lo que nos cuentan, de las versiones oficiales de la Historia”.
Precisamente, El coleccionista, la novela que empezamos hoy a publicar en El folletín de Libretería, está ambientada en ese Bagdad destrozado por las bombas y ocupado por los marines americanos, donde un hecho trágico y trascendental nos pasó desapercibido a muchos de nosotros: la destrucción e incendio de la Biblioteca de Bagdad, que guardaba y atesoraba un patrimonio de la Humanidad irrecuperable. Y este hecho, le permite introducir un elemento que también suele pasar inadvertido en las guerras, pero que es igual de destructivo que las balas: los traficantes de arte.
Cecilia Barale introduce en la trama un elemento casi mítico: el mapa de Alejandro Magno. Este va a ser el objeto codiciado por unos y por otros, y que le va costar la vida a más de uno. Sus personajes una vez más son de carne y hueso, auténticos, con sus dobleces, sus pasiones y sus ambiciones.
Nada más. Deciros que nos place ofreceros por entregas esta novela que en su momento nos hizo disfrutar tanto.

Empieza a leer El coleccionista →

 

MÁS SOBRE CECILIA BARALE:

Buenas historias que no respetan modas

La escritora argentina opina en A mi manera:

Libertad de expresión en tiempos de redes sociales