La esposa del jefe, quinta entrega de El coleccionista

Ha entrado en escena un nuevo personaje, Ana Montecasino, una brillante periodista argentina que ha visto truncada su carrera por una relación amorosa. En la entrega anterior llega cansada, agotada de cubrir eventos sin importancia y se encuentra con una nueva sorpresa: la destinan a Irak.

Así terminaba la semana pasada Una periodista… cansada,  quinta entrega de El coleccionista:

«—No había un lugar más… ¡Esto es el colmo…! Qué hijo de puta… sos un… —Ana intentó no gritar. El color de su rostro se tornó morado y sus ojos resplandecieron de furia—. ¿De quién fue la brillante idea? ¿Tuya o de tu mujer?»

En esta entrega…


«Los problemas de Ana habían comenzado varias semanas atrás, cuando la esposa de su jefe había descubierto su relación. 
La mujer, hija del director y dueño del diario El Argentino movió sus influencias para enviar a Ana a cubrir una serie de eventos en el interior del país que no tenían la menor importancia. De ser una de las reporteras estrella de la sección Política a escribir diez líneas sobre reuniones sin relevancia…»

EL COLECCIONISTA

Por Cecilia Barale

SEXTA ENTREGA. LA ESPOSA DEL JEFE.

Finaliza el Capítulo 3

—No había un lugar más… ¡Esto es el colmo…! Qué hijo de puta… sos un… —Ana intentó no gritar. El color de su rostro se tornó morado y sus ojos resplandecieron de furia—. ¿De quién fue la brillante idea? ¿Tuya o de tu mujer? Mandarme de gira por todo el país es una cosa, pero esto ya es…

—No la metas en esto, ella no tiene nada que ver. Es una decisión del Comité Editorial. Te eligieron para esta tarea, tendrías que estar orgullosa de poder cubrir la guerra, es una gran oportunidad. Costó muchísimo conseguir la visa. No es fácil para un medio de Latinoamérica enviar a alguien… —se rascó la mejilla y evitó mirarla—, te va a ir bien, vas a estar bien. Es una gran oportunidad —sus palabras no sonaron convincentes—. Ah… viajas dentro de tres días.

Ana no respondió. Lo miró desafiante. No estaba dispuesta a disimular su enojo. Estaba harta de tener que disimular constantemente. Echelar se dio vuelta y se fue sin decir otra palabra.

Los problemas de Ana habían comenzado varias semanas atrás, cuando la esposa de su jefe había descubierto su relación.

La mujer, hija del director y dueño del diario El Argentino, no tenía mucho poder en la redacción. Sin embargo, movió sus influencias para enviar a Ana a cubrir una serie de eventos en el interior del país que no tenían la menor importancia. Y a la periodista no le quedó otra opción que obedecer. De ser una de las reporteras estrella de la sección Política a escribir diez líneas sobre reuniones sin relevancia en apenas tres semanas, todo un récord de caída libre profesional. Sus columnas ocupaban el peor lugar del periódico y ni siquiera estaban firmadas. Qué destino, pensó Ana, por qué me habré fijado en ese tipo.

Pero ya era tarde para quejas. La secretaria de Diego Echelar interrumpió su arrepentimiento y le entregó un sobre.

—Tu billete —dijo la mujer.

La joven entendió que lo único sensato para hacer era retirarse. Miró su ordenador y se dispuso a preparar su carta de renuncia.

Suscríbete a Libretería y no te pierdas ninguna entrega

—Entregas anteriores—

«1, «2, «3, «4, «5…

A mitad de precio

APROVECHA NUESTRO BLACK FRIDAY

TRAFICANTES DE ARTE

Nadie confía en nadie. Todos son sospechosos. Pero… ¿quién mueve realmente  los hilos?

UNA NOVELA DE CECILIA BARALE

El coleccionista, de Cecilia Barale

El coleccionista

Una novela de Cecilia Barale

Un coleccionista, una periodista y un restaurador persiguen el mismo tesoro, aunque por motivos diferentes: el mapa que lleva a la tumba de Alejandro Magno. Nadie confía en nadie. Todos son sospechosos. Pero, ¿quién mueve realmente los hilos?

EL FOLLETIN

NOVELAS POR ENTREGAS

HISTORIAS QUE HAY QUE LEER


Los últimos fichajes de El Folletín de Libretería