Lola en el rincón de los cuerdos locos

De nuevo Gudea de Lagash nos lleva de viaje al rincón de los cuerdos locos, donde se encuentran personas reales de un un mundo real. En esta ocasión nos presenta a Lola: «una mujer que rezumaba el deseo por todos los poros de su piel».

 

En esta entrega…

 


«Con la falda corta y el tacón alto, pisaba fuerte Lola por las calles de su barrio. Le gustaba jugar al juego del tonteo sabiendo que, no debía pasar de un par de achuchones y algún magreo que otro. Un marido ocupado en su trabajo y una apariencia de familia feliz.»

LA ESCRIBIDORA (LOS RELATOS DORMIDOS)

Por Gudea de Lagash

DÉCIMA ENTREGA. El rincón de los cuerdos locos: LOLA

Lola en el rincón de los cuerdos locos, mujer sensual, erótica, sexual

Ilustración original de JESÚS RUIZ FUENTES, para los relatos dormidos de La Escribidora. “El rincón de los cuerdos locos: Lola”.

Y hacía calor. Ni un alma en la plaza de la Golondrina Azul. Ni un alma a excepción de Lola, una mujer que rezumaba el deseo por todos los poros de su piel. Mujer de uno, madre de otros y abuela de sus nietos, parecía mirar al mundo por encima del hombro, aunque ese mundo a veces no estuviera a su alcance. A Lola le gustaba El Grano de Café. Le gustaba el café que Arnoldo le servía con una cierta sonrisa irónica y sus ojos de gacela en celo, aunque sabía muy bien que ese celo no era por ella…

Con la falda corta y el tacón alto, pisaba fuerte Lola por las calles de su barrio. Le gustaba jugar al juego del tonteo sabiendo que, no debía pasar de un par de achuchones y algún magreo que otro. Un marido ocupado en su trabajo y una apariencia de familia feliz, tal vez le bastaran para acallar los parloteos de las marujas del pueblo, pero no para apagar esas ansias de hembra madura e insatisfecha llamada Lola.

Llegó sudando a El Grano de Café, en donde cuatro parroquianos con demasiada querencia a la barra la miraron como si no hubieran visto nunca una mujer. Subiéndose la falda de manera estudiada y en su punto justo, se encaramó al taburete y tras cruzar las piernas le pidió a Arnoldo un cortado, que al verla le dedicó una sonrisa ovejuna y una caída de pestañas, aunque sabían los dos que no era por ella.

Y así era Lola… Y así es Lola.

Esposa, madre, abuela. De mirada altiva, y el deseo a flor de piel. De tacón de aguja y la falda corta. Y el deseo a flor de piel…

¡Ay¡ Lola, Lola, Lola, Lola…

(Basado en hechos reales)

—Entregas anteriores—

«1, «2, «3, «4, «5, «6, «7, «8, «9…

Suscríbete a Libretería y no te pierdas ninguna entrega

Consigue el e-book o i-book de La escribidora con las 46 ilustraciones a color y un comic africano

La escribidora, Gudea de Lagash

La escribidora, buena literatura que difícilmente olvidarás

46 relatos cortos llenos de sensualidad, emoción, humor, ternura y vida, basados en hechos reales↓

3,25Añadir al carrito

EL FOLLETÍN

Novelas por entregas 

HISTORIAS QUE NO TE PUEDES PERDER

A tres pasos de Luna

Por Beatriz Cáceres

En esta vida todo tiene un precio y, el precio de mi libertad, me convierte en una mujer tozuda, valiente, arbitraria, espontánea, e intrépida. 

COMIENZA A LEER

El esclavo de los nueve espejos

Por Raimundo Castro

Un sicario desesperado, ,segunda entrega de El esclavo de los nueve espejos

Preso de una maldición echada por una aojadora, permanece esclavo de los 9 espejos. El señorito de Torrealba busca la muerte y  contrata para ello a un sicario.

COMIENZA A LEER

El coleccionista

Por Cecilia Barale

La esposa del jefe, quinta entrega de El coleccionista

¿Cómo acaban los grandes tesoros de la Humanidad en las colecciones privadas?¿Quienes son realmente los traficantes de arte? Todo empieza con una guerra.

COMIENZA A LEER