El mapa existe, 17 entrega de El coleccionista, traficantes de arte

CLUB DE LOS DESEOS

Un club selecto para lectores selectos

                                                                                                                                                                                                © Diseño Ilustración Vectorpouch

UN REGALO TE ESTÁ ESPERANDO ... 

APÚNTATE

El marine que vigilaba la biblioteca de Bagdad llama la atención de Tim que, con una sonrisa, abandona el flirteo entre Michael y Ana. No solo tengo los libros que me encargaron, le dice el marine, hay más cosas, pero el precio acaba de subir. Tim acaba de descubrir que una preciada joya que se creía desaparecida, no lo está: el mapa existe…

Así terminaba la semana pasada Hotel Palestine, décimo sexta entrega de El coleccionista:

«Tim, que observaba divertido la escena, divisó a alguien que le hacía señas a lo lejos. Miró hacia donde estaba Michael y se cercioró de que siguiera pendiente de los movimientos de la mujer. El resto del grupo estaba un poco más alejado, charlando sin prestarle atención. Entonces se levantó y se dirigió hacia donde se encontraba el hombre que le seguía haciendo gestos desesperadamente. Era el joven marine que custodiaba la Biblioteca»


En esta entrega…


«—El mapa existe. —Tim sudaba.
—¿El mapa? ¿Qué mapa? No sé de qué hablas… —Michael lo escuchaba pero seguía pendiente de los movimientos de Ana.
—El mapa del que siempre hablamos… la tumba… Ibrahim siempre decía que en algún lugar debía existir. Bueno, existe, y vaya si lo sabía… él lo tenía.
—Imposible, ese mapa es un mito.
—Lo acabo de ver.
—¿Ver? ¿Dónde? Habrás visto una falsificación…»

EL COLECCIONISTA

Por Cecilia Barale

DÉCIMO SÉPTIMA ENTREGA. EL MAPA EXISTE.

—¿Qué haces aquí? No deben vernos juntos —le recriminó Tim.

—Es importante que hablemos ahora mismo. Tengo las cosas que pediste. Pero tengo otro interesado. El precio acaba de subir.

—No creo. —Tim se acercó a él y sus ojos quedaron enfrentados. Su tono de voz era completamente intimidante.

—Ahora el encargo sale más caro, no solo tengo los libros que pidieron… hay un mapa…

—¿Un mapa? —Tim tragó saliva—. ¿Un mapa? ¿Estaba en la oficina de Ibrahim? ¿Cómo es? Quiero verlo… —Tim levantó la voz.

—Aléjese un poco.

Tim se alejó sin entender por qué lo hacía. El marine sacó de su chaqueta un arrugado papiro y se lo mostró. Tim intentó acercarse, tenía las manos temblorosas.

—Si da un paso más le disparo, nadie va a extrañarse. Su vida no vale nada aquí.

Tim se detuvo. Con la voz entrecortada y la respiración agitada, miró primero el papiro y luego al joven muchacho.

—¿De dónde lo sacaste?

—No importa. ¿Le interesa?

—No tienes idea de lo que tienes ahí. Lo mejor que puedes hacer es entregármelo ya mismo. —Tim seguía agitado y miraba constantemente hacia todos lados.

—Sí, claro —el marine sonrió—. Si lo quiere, el precio se triplicó. Hay varios interesados en este pedazo de papel.

—¿A quién se lo ofreciste? —Tim negó con la cabeza—. Eres un idiota.

—Escucho ofertas… ya sabe dónde encontrarme.

El joven se dio vuelta y se fue con rapidez. Tim tragó saliva y suspiró. Giró inmediatamente y se acercó a donde Michael seguía conversando con la periodista. Cuando pasó a su lado lo tomó del brazo con fuerza y lo alejó unos metros de ella.

—El mapa existe. —Tim sudaba.

—¿El mapa? ¿Qué mapa? No sé de qué hablas… —Michael lo escuchaba pero seguía pendiente de los movimientos de Ana.

—El mapa del que siempre hablamos… la tumba… Ibrahim siempre decía que en algún lugar debía existir. Bueno, existe, y vaya si lo sabía… él lo tenía.

—Imposible, ese mapa es un mito.

—Lo acabo de ver.

—¿Ver? ¿Dónde? Habrás visto una falsificación…

—No —Tim estaba serio—, era el mapa, todo es tal cual siempre decía Ibrahim que se lo imaginaba. No se lo imaginaba… el maldito lo tuvo todo el tiempo…

—¿Dónde está? Quiero verlo.

—Lo tiene un marine, intentó vendérmelo, parece que lo está ofreciendo al mejor postor… de repente se acercó a mí y dijo que tenía algo para ofrecerme y me lo mostró… fue todo muy rápido.

—Qué extraño. —Michael se tocó la barbilla y apretó los dientes—. ¿Te dijo dónde ubicarlo?

—Dijo que él me ubicaría a mí.

—Increíble. Vinimos para evaluar los daños de la biblioteca y… ¿me estás diciendo que encontramos la tumba de Alejandro Magno? —Michael frunció el entrecejo.

Tim asintió.

—Eso parece.

A pocos metros de ellos, Ana intentaba escuchar la conversación y tomaba nota.

—Entregas anteriores—

«1, «2, «3, «4, «5, «6, «7, «8, «9, «10, «11, «12, «13, «14, «15, «16…

Suscríbete a Libretería y no te pierdas ninguna entrega

TRAFICANTES DE ARTE

Nadie confía en nadie. Todos son sospechosos. Pero… ¿quién mueve realmente  los hilos?

El coleccionista

UNA NOVELA DE CECILIA BARALE

El coleccionista, de Cecilia Barale

El coleccionista

Una novela de Cecilia Barale

Un coleccionista, una periodista y un restaurador persiguen el mismo tesoro, aunque por motivos diferentes: el mapa que lleva a la tumba de Alejandro Magno. Nadie confía en nadie. Todos son sospechosos. Pero, ¿quién mueve realmente los hilos?

3,95Añadir al carrito

EL FOLLETIN

NOVELAS POR ENTREGAS

HISTORIAS QUE HAY QUE LEER


El esclavo de los nueve espejos

Por Raimundo Castro

Preso de una maldición echada por una aojadora, permanece esclavo de los 9 espejos. El señorito de Torrealba busca la muerte y  contrata para ello a un sicario.

Un sicario desesperado, segunda entrega de El esclavo de los nueve espejos

COMIENZA A LEER

La Escribidora

Por Gudea de Lagash

46 relatos basados en hechos reales. Gudea te hará bailar al son de sus emociones o de sus locuras de madrugada, con una humanidad que salta todas las alarmas.

COMIENZA A LEER

A tres pasos de Luna

Por Beatriz Cáceres

En esta vida todo tiene un precio y, el precio de mi libertad, me convierte en una mujer tozuda, valiente, arbitraria, espontánea, e intrépida. 

COMIENZA A LEER

CLUB DE LOS DESEOS

Un club selecto para lectores selectos

                                                                                                                                                                                                © Diseño Ilustración Vectorpouch

UN REGALO TE ESTÁ ESPERANDO ... 

APÚNTATE