Enhorabuena a los que acertasteis la semana pasada que, por cierto, habéis sido un montón. Efectivamente, el personaje de la vida anterior era Manolete. El de esta semana, para empezar, no era nadie, uno más del montón. Tienes 10 líneas para dar con él.


También tuvo tiempo de tratar con uno de los más grandes, al que encargó un regalo que llenara todos los sentidos del hombre.

Uno más del montón, personaje famoso

Brutal lo del tipo de hoy. Para empezar, no era nadie. Y cuando digo nadie, quiero decir uno más del montón. 

Pero fue llegar su tío a lo máximo, a lo más alto, y situarse en la puerta de salida de la carrera por ocupar su puesto en cuanto la palmara. Antes de hacerlo procuró dejar huella en el mundo terrenal: una descendencia por ahí, otra por allá… E hizo bastante dinero. Mucho, mucho. Ya en lo más alto, se afanó en preservar su independencia y jugar sus alianzas en el difícil tablero de la época, y no se le dio mal el asunto. Entretanto, también tuvo tiempo de tratar con uno de los más grandes, al que encargó un regalo que llenara todos los sentidos del hombre. Un encargo que sólo la mano de Dios fue capaz de ejecutar, y para ello escogió al mejor entre los mejores. Al menos eso pensaba el protagonista de hoy, que pensaba lo de Dios, la mano y demás cada vez que se dejaba caer por el lugar que acoge tan magna obra.


SOLUCIÓN ENTRADA ANTERIOR:  «Manolete»


El destino lo sacó del hambre

El destino lo sacó del hambre, Manuel Laureano Rodríguez Sánchez, Manolete
Manuel Laureano Rodríguez Sánchez, «Manolete»

Manuel Laureano Rodríguez Sánchez, más conocido como «Manolete». Cordobés y uno de los grandes toreros de España en la década de los años ’40.​ Murió en la plaza de toros de Linares. El toro miura Islero le asestó una profunda cornada cuando le entró a matar. Y esto lo convirtió en un mito de la España de la posguerra.

Lee su vida en Word

 


EN VIDAS ANTERIORES…:


 

Mi última novela:

Se llamaba Manuel

Por Víctor Fernández Correas

Se llamaba Manuel, Madrid de los años 50

Tres historias que se desarrollan en una España en la que, se aseguraba, había empezado a amanecer. Aunque no para todos.

18,90Comprar libro

—Algunos de mis relatos breves—

El típico maduro podrido de dinero

Un maduro podrido de dinero

LEER

Si suena la campana…

Suena la campana

LEER

El piano de Alicia

Un piano de fantasía

LEER