Una novela inédita, una idea original de «Lumbre» . Todos los lunes en El Folletín. Habilitaremos los comentarios por si queréis participar en su construcción que se irá gestando semana a semana.

Hace tiempo dejábamos un reto sobre el tapete de algunos escritores, autopublicados e indies, por supuesto. Escribir sobre la marcha una novela que iríamos publicando semana a semana en El Folletín (Para eso se inventaron los folletines y folletones). Uno de ellos recogía el guante, y casi nos manda a sus padrinos: Alberto Giménez Prieto, «Lumbre», autor de Comprimidos para la memoria y Un asunto más. Nos miraba con esos ojos inteligentes que esconde detrás de sus gafas ahumadas y nos decía:

­—No hay… lo que tiene que haber.

La verdad es que nos costó aceptar su órdago, a la grande para más señas.

La idea es polémica y puede levantar ampollas en algunos espíritus sensibles. El fútbol por sí solo, se las trae, pero si lo mezclas con la religión, lo agitas y le añades un ingrediente que Alberto Giménez Prieto maneja “divinamente”: la ironía… En fin. A esto suele añadirle otro condimento explosivo: nunca sabes dónde te va sorprender, pero seguro que lo hace. Y además sus personajes preferidos son las personas normales y sus hábitos nada corrientes.

Le tendréis todos lunes en El Folletín. Ese será su día. Habilitaremos los comentarios por si queréis participar en la construcción de esta novela inédita que se irá gestando semana a semana y que publicaremos en exclusiva. Sed prudentes y sensatos, porque no autorizaremos ni faltas de respeto ni insultos. La opinión es libre, pero añadirle un poco de criterio y sabor constructivo… Por favor.

¿De qué va “El día que los dioses prohibieron los goles”?

Los dioses, celosos de la atracción que el futbol ejerce sobre los humanos y temerosos de que el deporte pueda desbancarlos de la privilegiada posición que disfrutan, idean una estrategia para combatir esa eventual competencia, que comprende la radical desaparición de los goles en todos los partidos de fútbol a nivel global. Este hecho  provoca tremendos altercados en todo el Planeta.

Otra medida que adoptan los seres divinos es conseguir que los más destacados futbolistas, a los que consideran sus más directos competidores, se desprestigien entre sí. Para ello prometen divinizar al que menos denostado resulte y para poner en práctica esta última medida envían a un ser celestial a la Tierra.

Pero no cuentan con la oposición de una periodista de la prensa rosa, que se enfrentará a los seres divinos en defensa de los humanos.   

—COMIENZA A LEER—