Diferentes en su físico y en sus percepciones, entrañables y tocados por una infinita humanidad, disidentes de la realidad

Antonia J. Corrales: «La mirada de una bruja (Historia de una bruja contemporánea II)»

Así de firme y concluyente se nos muestra esta segunda parte de la Historia de una bruja contemporánea:  disidentes de la realidad. Paladea cada una de esas letras y recréate en su significado. Luego, avénturate en el mundo de Diana y goza, déjate llevar.

Diferentes en su físico y en sus percepciones, entrañables y tocados por una infinita humanidad. Antonia J Corrales le otorga una nueva dimensión a la literatura romántica. La carga de notas de amistad y amor verdadero. Nos dibuja un “mundo mágico” mucho más humano y sensible que el “mundo real” al que estamos acostumbrados.  Pero le deja al lector la posibilidad de discernir y elegir su preferido.

Antonia J. Corrales nos dibuja un “mundo mágico” mucho más humano y sensible que el “mundo real” al que estamos acostumbrados. 

Pero Antonia además travesea con el tiempo: “El pasado, el presente y el futuro eran demasiado inestables, proclives a cambios imprevisibles”, dice.   “Múltiples paradojas, situaciones que podrían cambiarlo todo o conducirla al mismo lugar una y otra vez”, añade. Una de las magias de la literatura que más me conquista: el Tiempo, con mayúsculas. Antonia consigue hacerlo desaparecer dentro de su chistera encantada sin que te percates, en un juego de realidades paralelas.

Y una vez más todo esto adornado y ejecutado con la palabra precisa, la sonrisa perfecta, que diría el viejo trovador de Silvio Rodríguez.

La mirada de un bruja, un don al alcance de unos pocos, aquellos capaces de traspasar el físico más evidente y percibir a la persona auténtica.

Te dejo, como siempre, con un fragmento de la novela y con los disidentes de la realidad:

Disidentes de la realidad en La mirada de una bruja
La escritora Antonia J. Corrales con las dos primeras partes de Historia de una bruja contemporánea

Antonia hace desaparecer el tiempo dentro de su chistera encantada sin que te percates, en un juego de realidades paralelas

«—Sabía que eras tan peculiar como nosotros, si no más; lo supe desde que te vi. Si no fuese así, no habrías llegado a nuestro edificio. Aquí todos somos diferentes al común de los mortales. Lo somos en nuestro físico y en nuestras percepciones. Antonio nos llama «disidentes de la realidad» y, aunque se niegue a admitirlo, él es uno más. Es como nosotros. Y tu gatito egipcio también —dijo mientras señalaba a Senatón, que dormía dentro de la gaveta—. Claudia tenía uno muy parecido, solo que el suyo era una hembra. Se fue el mismo día que ella nos dejó. Es una lástima que Claudia no esté aquí, habría hecho unos rosarios maravillosos con tus lágrimas —dijo dejando caer los pétalos.

Todo sucedió como la vez anterior, como la primera vez que hablamos. Me relató su encierro, como la encontraron y a qué se debía aquella extraordinaria capacidad suya para captar casi cualquier sonido. Quedamos en que la próxima ocasión repetiríamos en su casa, porque en la mía ella se sentía incómoda solo de pensar que Alán podía aparecer en cualquier momento. Él era diferente y no la aceptaría, hiciera lo que hiciera, me dijo convencida, aunque con cierto apuro por cómo podía sentarme su comentario»

LA NOVELA

La mirada de una bruja

La mirada de una bruja, disidentes de la realidad

ANTONIA J. CORRALES

Tras descubrir que su vida ha retrocedido hasta el momento previo a su separación de Alán, Diana intenta seguir adelante con la esperanza de recuperar todo lo que ha perdido en ese salto: el evangelio de las brujas, la gaveta, el pentagrama y, especialmente, la amistad de sus compañeros de viaje, que tanta ayuda le brindaron la primera vez que llegó a ese ático madrileño lleno de magia, secretos y enigmas.

TRILOGÍA DE HISTORIA DE UNA BRUJA CONTEMPORÁNEA

Portada de la novela Una bruja sin escoba
UNA BRUJA SIN ESCOBA – 4,99€
La mirada de una bruja
LA MIRADA DE UNA BRUJA – 3,99€
Portada de la novela El desino e una bruja
EL DESTINO DE UNA BRUJA – 4,99€

—Más sobre Antonia J. Corrales—