Haruki Murakami

SELECCIÓN CONTEMPORÁNEOS

Es también una historia que transcurre entre la vida y la muerte, pero la muerte no resulta lo que imaginamos: “La muerte no se opone a la vida, la muerte está incluida en nuestra vida».

Haruki Murakami: «Tokio Blues»

Tokio Blues —originalmente Norwegian Wood— es un experimento de Murakami, “un simple experimento”, una novela realista de un autor: Haruki Murakami, al que no le interesan las novelas realistas porque le aburren. Y sin embargo cada una de las letras transcurren por un sueño, un lejano y vago recuerdo, que poco a poco se convierte en una experiencia remota pero tan vívida, tan intensa, tan real…

Un desgarrador relato al que acompañan  constantemente los compases del tema de los Beatles “Norwegian Wood”: I once had a girl/ Or should I say she once had me.. (Una vez tuve una chica/ O debería decir que ella me tuvo a mí…)

Una historia de amor donde no hay amor:

«—Tal vez mi corazón esté recubierto por una coraza y sea imposible atravesarla. Por eso no puedo querer a nadie.

—Nunca has estado enamorado?

—No.»

Son las notas realistas de un trágico blues escritas por un maestro de literatura universal vivo, un eterno aspirante al Nobel de Literatura, pero son también las tristes y nostálgicas notas de un blues que suenan cuando el blues ya ha muerto con John Coltrane

Una historia que transcurre entre la vida y la muerte, pero la muerte no resulta lo que imaginamos: “La muerte no se opone a la vida, la muerte está incluida en nuestra vida”. «Allí la muerte conformaba la vida. Y Naoko, henchida de muerte, allí continuaba viviendo».

Una triste historia de soledad que camina entre el silencio de los bosques  de la isla más poblada del mundo. Y, como no podía ser de otra manera, con un broche final aparentemente definitivo. Una conclusión  entre el fatalismo y la esperanza, porque en Tokio Blues no existen los términos absolutos, están dibujados con una variedad increíble de matices:

 “Ni la verdad, ni la sinceridad, ni la fuerza, ni el cariño son capaces de curar esa tristeza (la de la muerte de un ser querido). Lo único que puede hacerse es atravesar este dolor esperando aprender algo de él, aunque todo lo que uno haya aprendido no le sirva de nada para la próxima vez que la tristeza lo visite de improviso”.

Son las notas realistas de un trágico blues escritas por un maestro de literatura universal vivo, un eterno aspirante al Nobel de Literatura, pero son también las tristes y nostálgicas notas de un blues,  que suenan cuando el blues ya ha muerto con John Coltrane. De eso va el fragmento seleccionado de esta novela:

Haruki Murakami
Haruki Murakami, autor de Tokio Blues y eterno aspirante al Nobel de Literatura

«El único recuerdo que conservo de 1969 es el de un lodazal inmenso. Un profundo lodazal, viscoso y pesado, donde cada vez que daba un paso se me hundían los pies. Y yo lo cruzaba haciendo un esfuerzo sobrehumano. No veía nada, ni delante ni detrás de mí. Sólo un cenagal de tintes oscuros extendiéndose hasta el infinito.

El tiempo transcurría al ritmo de mis pasos. A mi alrededor, hacía tiempo que todos habían emprendido la marcha, y yo y mi tiempo seguíamos arrastrándonos con torpeza por aquel lodazal. A mi alrededor, el mundo estaba a punto de experimentar grandes transformaciones. John Coltrane y otro muchos habían muerto. La gente clamaba cambios, y éstos se encontraban a la vuelta de la esquina. Pero los acontecimientos que tuvieron lugar, todos y cada uno de ellos, no fueron más que pantomimas carentes de entidad y significado. Y yo me limitaba a vivir día tras día sin apenas levantar la cabeza. Lo único que se reflejaba en mis pupilas era aquel lodazal infinito. Levantaba el pie derecho, luego el izquierdo, de nuevo el pie derecho. Ni siquiera sabía con certeza dónde me encontraba. No lograba orientarme. Sólo sabía que tenía que dirigirme a alguna parte y, por ese motivo, movía los pies.»

LA NOVELA

Tokio Blues ( Norwegian Wood )

Por Haruki Murakami

Portada de la novela Tokio Blues

Mientras aterriza en un aeropuerto europeo, Toru Watanabe, un ejecutivo de 37 años, escucha una vieja canción de los Beatles que le hace retroceder a su juventud, al turbulento Tokio de los años sesenta. Con una mezcla de melancolía y desasosiego, Toru recuerda entonces a la inestable y misteriosa Naoko, la novia de su mejor y único amigo de la adolescencia, Kizuki. El suicidio de éste distanció a Toru y a Naoko durante un año, hasta que se reencontraron e iniciaron una relación íntima. Sin embargo, la aparición de otra mujer en la vida de Toru le lleva a experimentar el deslumbramiento y el desengaño allí donde todo debería cobrar sentido: el sexo, el amor y la muerte. Y ningún de los personajes parece capaz de alcanzar el frágil equilibrio entre las esperanzas juveniles y la necesidad de encontrar un lugar en el mundo.

—TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR—: