Sueño encerrado, sueño confinado

El tacto, el único sentido recluido. Aún me quedan cinco. Y los sueños, esos siempre serán míos. También tuyos si los necesitas o simplemente los deseas.