‘Domingo de Revolución’, la historia de un encierro

Wendy Guerra, una Dulce María Loynaz, con grandes dosis de Anaïs Nin, criada literariamente a los pechos de Gabriel García Márquez, pero con una personalidad literaria arrolladora.