Notas literarias

Libretería, 26 de abril de 2017

Adrián Henríquez: ‘A la captura del Shadowboy’

Un prólogo contundente te deja KO: El origen de una leyenda. Después se toma su tiempo, lento y seguro mientras carga el ambiente con una electricidad que sólo puede anteceder a un monzón, un tornado, un ciclón… Literario, claro. Después, todo se precipita en una acción muy bien llevada en distintos escenarios y con distintos personajes hasta que te eleva el ritmo cardiaco por encima de las 120 pulsaciones.

En esos primeros compases reconoces el lenguaje detectivesco tan peculiar y tan popular de los años 70 y los 80. De hecho Adrián Henríquez confiesa su admiración por Tom Clancy o Dan Brown (El código Da Vinci).  El caso es que logra con gran habilidad combinar el  tecno-thriller con la novela de espionaje de trama político-social.

Está inspirada en los tiempos convulsos de la Cuba post caída del muro de Berlín y el fusilamiento del general Arnaldo Ochoa. No esperéis encontrar un enredo político de espionaje y contra-espionaje. Más bien una enorme intriga bien argumentada de corrupción militar metida de lleno en el tráfico de armas, drogas y prostitución, salpicada de gran cantidad de intrahistoria del pueblo del “invento” y la “mecánica”. Todo ello mezclado con la desaparición del famoso tesoro nazi y los planes del III Reich para la invasión de América.

¿El lenguaje? Claro, directo y universal. Si bien es cierto que Adrián Henríquez no reniega de sus orígenes cubanos, y encontraréis ciertos americanismos, o ¿debería decir cubanismos? Los justos, no hay abuso. Algunos que otros espejuelos, mouses o cocacolas de dieta. Poco más.

Ah, se me olvidaba: Shadowboy. Os recordará a un conocido personaje de comic. Nada que ver. Adrián ni siquiera conocía su existencia. Se trata de un toque a lo “american best-seller”:

gallery/adrianh4x3

“Roberto Ramírez, el segundo hermano, era un agente especial de la Inteligencia Cubana. Este también tenía una posición privilegiada dentro del Gobierno. Le había costado sangre obtenerla, literalmente. Era uno de los principales negociadores de paquetes turísticos en la prestigiosa agencia Havanatur S.A.

Roberto, junto a un grupo de genios informáticos, había montado varias agencias de ventas en Miami y Panamá. Desde esos sitios web, vendían paquetes especiales que incluían casa, carros y chicas… el sueño de cualquier turista.

Por su parte, Duanys…, bueno, él solo era la oveja negra del clan. De ahí su obsesión por complacer a su padre y ganarse el respeto de sus hermanos.

—¿Cómo sigue mi nieta? La voz del padre lo sacó de sus reflexiones.

—Bien, engordando como la madre.

—No creo que la madre engorde mucho: ella siempre ha mantenido su figura.

Hubo otro silencio prolongado. Duanys estaba consciente que su padre siempre había mirado a su esposa con ojos lujuriosos.

—Muy bien, eso es todo, mantenme al tanto.

Colgó.

Siempre era así. Sentado en la oficina puso el celular sobre el escritorio. Dejó que su mente se sumergiera en la tormenta de pensamientos que azotaba su conciencia. A diferencia de otras llamadas de su padre, esta no lo dejó con ganas de pegarle un tiro a alguien.

Por primera vez comprendía al viejo. Esta vez había demasiado en juego. También era su oportunidad. La oportunidad de demostrarles a su padre y a sus hermanos que ya no era un crío. Si les mostraba lo que ya era capaz de hacer, de seguro comenzarían a darle negocios de más importancia, a depositar en sus hombros decisiones realmente peligrosas. Él se sentía listo, solo necesitaba una oportunidad, y el tal Shangó sería su boleto de triunfo.

 Shangó era un hombre muy poderoso —de eso no le cabía dudas—; tanto, que era capaz de ignorar a muchos dirigentes y altos funcionarios del Gobierno. Su poder provenía de la inmensa red para la cual trabajaba. Él era el rostro de importantes figuras que se ocultaban en las sombras. La prostitución y la droga eran sus mayores mercados dentro de la isla; fuera de esta… ¡a saber Dios!

Para que su padre mostrara tanto interés en reclutar a aquel hombre, debía de haber algo mucho…, mucho más grande y poderoso que simples acciones de contrabando.

Y ahí era donde entraba él a desempeñar su papel. Tenía que hacer contacto con el contrabandista y ponerlo bajo las órdenes de su padre, ofreciéndole cualquier cosa que este pidiera”.

gallery/a+la+captura+de+shadowboy

'A la captura del Shadowboy’

Un excelente tecno-thriller ambientado en la Cuba actual

Ayúdanos a crecer: