Author

Libretería

Presagios cumplidos, entrega de la novela en el fin de la tierra, de Rocío Castrillo
El folletín

Presagios cumplidos

La suerte le ha dado la espalda al picaflor de Bernardo. El bombeo de imágenes de su pasado más reciente le abrasa las entrañas. Helen le engaña con su amigo Alfredo y lo ha visto con sus propios ojos. El mismo Alfredo que le vaticinó que lo suyo con la sueca fracasaría. Presagios cumplidos. Y todavía le queda la llamada de Ana Alvedro, la madre de su hija no reconocida…

La falsa divinidad del fútbol, Alberto Giménez Prieto
El folletín

La falsa divinidad del fútbol

Donde Alá, Cristo y Yahvé continúan su debate sobre los políticos, donde comparan la fe con el programa electoral, y donde por fin se aborda la falsa divinidad del fútbol y el peligro de que ésta pueda hundirles en la más profunda de las oscuridades…

Tía Dolores es Libertad, entrega de Qué día el de aquella noche, de Ignacio León Roldán
El folletín

La tía Dolores es Libertad

Aún no lo sabe, pero Jesús El herrero va a conocer por fin a la tía Dolores en la función de marionetas a la que ha llegado por casualidad. Pero aún más sorprendente va a ser que la tía Dolores es Libertad…

Por qué estamos en guerra, entrega de A tres pasos de Luna, de Beatriz Cáceres
El folletín

¿Estamos en guerra?¿Por qué?

«No quiero que te preocupes, porque no me vas a echar de menos. Voy a regresar cada vez que me apetezca», amenaza a Luna el jefe de la partida de soldados republicanos, después de la múltiple y brutal violación a la que someten a la niña. La guerra civil ha invadido la pequeña isla de Tabarca, y Luna se pregunta: ¿estamos en guerra? ¿por qué?

Los azotes del desamor, entrega de En el fin de la tierra, una novela de Rocío Castrillo
El folletín

Los azotes del desamor

Bernardo intenta olvidar el asunto de la paternidad y se centra en su fría relación con Helen. Con frecuencia la sueca llega de madrugada y evitar coincidir con él. Bernardo, acostumbrado a ir de flor en flor, sufre ahora los azotes del desamor…

Ni masas ni clientes ni corderos, un relato de Alberto Giménez Prieto
El folletín

Ni masas ni clientes ni corderos…

Capítulo donde los dioses debaten sobre los fieles a los que no se puede llamar masas o clientes, según Yhavé, pero tampoco corderos o borregos, según Alá. Y donde, dada la huida de esos seguidores a otros refugios como el dinero, se propone recabar la ayuda de los políticos…

Donde tienen los hombres el corazón, entrega de la novela El esclavo de los nueve espejos, de Raimundo Castro
El folletín

Dónde tienen los hombres el corazón

En otro descuido del vampiro, el párroco le clava por la espalda la vara de San José hasta donde alcanza el impulso de su puño criminal. El vampiro se vuelve iracundo y dolorido: «Ha fallado, padre. Ya no sabe dónde tienen los hombres el corazón», le dice.

La más terrible y profunda de las soledades, entrega de El coleccionista, una novela de Cecilia Barale
El folletín

La más terrible y profunda de las soledades

Era como un niño sufriendo la más terrible y profunda de las soledades. Así se siente Raúl Moscoso, una vez que su hermano se va. Se deja caer al suelo con la vista completamente nublada por el llanto. Piensa en su hermano y en Ibrahim, cuando el teléfono le sobresalta de nuevo…

Teatro amanecer función de marionetas, entrega de Qué día el de aquella noche, una novela de Ignacio León Roldán
El folletín

Teatro Amanecer, función de marionetas

La carta de una desconocida ha despertado en Jesús los recuerdos más escondidos de su infancia, ya olvidados tras la trágica muerte de sus padres. La casualidad y un fuerte e imprevisto aguacero, le conducen al Teatro Amanecer, una función de marionetas que despertarán en él su pasión más secreta…

Soy la reencarnación del diablo, entrega de A tres pasos de Luna, una novela de Beatriz Cáceres
El folletín

Soy la reencarnación del diablo

Estás probablemente ante uno de los pasajes más duros de A tres pasos de Luna. Quedas advertido.
17 de julio de 1936. Rosa ha perdido el conocimiento tras el culatazo de un rifle. Luna recibe una fuerte paliza, mientras varios hombres la inmovilizan. «Lo primero que tienes que saber», le grita uno, «es mi nombre. Y que soy la reencarnación del diablo…»

Perdón divino para un vampiro, entrega de El esclavo de los nueve espejos, una novela de Raimundo Castro
El folletín

Perdón divino para un vampiro

Tras la paliza que el párroco le ha propinado al vampiro con un crucifico sin que éste se abrasara, el chupóptero se explica: «Mi apostasía, mi descreimiento, padre, eran la causa de mi mal, pero mi arrepentimiento me ha salvado. Ya no me abrasa el tacto de lo sagrado porque tengo fe». El vampiro está decidido a conseguir el perdón divino…

Close