Categoría

El folletín

Por qué estamos en guerra, entrega de A tres pasos de Luna, de Beatriz Cáceres
A tres pasos de luna, El folletín

¿Estamos en guerra?¿Por qué?

«No quiero que te preocupes, porque no me vas a echar de menos. Voy a regresar cada vez que me apetezca», amenaza a Luna el jefe de la partida de soldados republicanos, después de la múltiple y brutal violación a la que someten a la niña. La guerra civil ha invadido la pequeña isla de Tabarca, y Luna se pregunta: ¿estamos en guerra? ¿por qué?

Los azotes del desamor, entrega de En el fin de la tierra, una novela de Rocío Castrillo
El folletín, En el fin de la tierra

Los azotes del desamor

Bernardo intenta olvidar el asunto de la paternidad y se centra en su fría relación con Helen. Con frecuencia la sueca llega de madrugada y evitar coincidir con él. Bernardo, acostumbrado a ir de flor en flor, sufre ahora los azotes del desamor…

Ni masas ni clientes ni corderos, un relato de Alberto Giménez Prieto
El folletín

Ni masas ni clientes ni corderos…

Capítulo donde los dioses debaten sobre los fieles a los que no se puede llamar masas o clientes, según Yhavé, pero tampoco corderos o borregos, según Alá. Y donde, dada la huida de esos seguidores a otros refugios como el dinero, se propone recabar la ayuda de los políticos…

Soy la reencarnación del diablo, entrega de A tres pasos de Luna, una novela de Beatriz Cáceres
A tres pasos de luna, El folletín

Soy la reencarnación del diablo

Estás probablemente ante uno de los pasajes más duros de A tres pasos de Luna. Quedas advertido.
17 de julio de 1936. Rosa ha perdido el conocimiento tras el culatazo de un rifle. Luna recibe una fuerte paliza, mientras varios hombres la inmovilizan. «Lo primero que tienes que saber», le grita uno, «es mi nombre. Y que soy la reencarnación del diablo…»

Perdón divino para un vampiro, entrega de El esclavo de los nueve espejos, una novela de Raimundo Castro
El esclavo de los nueve espejos, El folletín

Perdón divino para un vampiro

Tras la paliza que el párroco le ha propinado al vampiro con un crucifico sin que éste se abrasara, el chupóptero se explica: «Mi apostasía, mi descreimiento, padre, eran la causa de mi mal, pero mi arrepentimiento me ha salvado. Ya no me abrasa el tacto de lo sagrado porque tengo fe». El vampiro está decidido a conseguir el perdón divino…

Pensando en Ibrahim, entrega de la novela El coleccionista, de Cecilia Barale
El coleccionista, El folletín

Pensando en Ibrahim

Mientras en Bagdad, Ana Montecasino decide descubrir las claves para dar con la tumba de Alejandro Magno, los hermanos Mosconi están pensando en Ibrahim. Ernesto reprocha a su hermano que no lamente la muerte de su amigo. Pero hay algo que le inquieta aún más: «Necesito saber si tienes el mapa», le dice…

Si soy el padre necesito preuba, entrega de En el fin de la tierra, una novela de Rocío Castrillo
El folletín, En el fin de la tierra

Si soy el padre, necesito pruebas

Bernardo no quiere reconocer la paternidad de su hija. «Si de verdad soy el padre, necesito pruebas», le suelta a su compañera de Universidad, hermana de la madre. Incluso va más allá: «Denúnciame para que reconozca la paternidad», le dice. Mercedes Alvedro acepta el reto: «Tendrás noticias mías», le suelta mientras se dirige a la salida…

El Mundial que cambió a los dioses, una entrega de Alberto Giménez Prieto
El folletín

El Mundial que cambió a los dioses

Capítulo donde Cristo expone en el ágora del Paraíso de los dioses, la fragilidad de los humanos a la hora de endiosar a los que admiran. Advierte además sobre la terrible amenaza que supone que un país, al que consideran un buen cliente, y sin ningún tipo de ayuda o intersección divina, haya ganado un Campeonato Mundial de Fútbol…

Close