Categoría

microrrelatos

Como Romeo y Julieta, relato, el mudo de Piter
El mundo de Piter, microrrelatos

Como Romeo y Julieta

Aparecían perfectos enamorados, uno junto al otro, sus manos asidas firmes, fundidas pero a la vez relajadas como si la una a la otra le diera permiso a volar libre si así lo decidiera. Reposaban tranquilos, con aquella serenidad ancestral que tan bien les definía, al igual que a aquellos dos reyes etruscos de un viejo sarcófago de Villa Giulia.

Ladrón de bibiletas, microrrelato, el mundo de Piter
El mundo de Piter, microrrelatos

Ladrón de bicicletas

Casi de noche, todavía a oscuras, pues apenas habían despuntado las primeras luces del día, el ladrón se mueve en la penumbra, a tientas, y sigilosamente y a hurtadillas le roba a la niña su bicicleta. Un tierno infante que aún desconoce todo sobre el amargo sabor de la traición.

jUEGO DE FANTASMAS, MICRORRELATO, EL MUNDO DE PITER
El mundo de Piter, microrrelatos

Juego de fantasmas

Invaden el salón con risas y trajes de fantasmas. Saltan sobre el sofá hasta que los tres se desploman rendidos y enfundados en sus improvisados abrigos. Entonces el juego cambia. Ahora las linternas invaden la oscuridad de la sala y crean un firmamento sobre sus cabezas.

Una bud y un Jack Daniels, relato, el mundo de Piter
El mundo de Piter, microrrelatos

Una Bud y un Jack Daniel’s

Mírala, Desi. Ahí está. Madruga más que nosotros. Con esa carita de ángel y ese cuerpecito que se lo llevan los demonios. Haga frío, llueva o un sol de justicia. ¡Vaya tópico que me he soltao! Es que soy un tío muy de tópicos. Dale, Desi, que después de acoplar la mercancía nos espera una Bud y un Jack Daniel’s.

Una mujer de pocas palabras, relato, el mundo de Piter
El mundo de Piter, microrrelatos

Una mujer de pocas palabras

Ella era una mujer de pocas palabras. Más bien de sentencias. Bajita, gordita y con el azúcar muy alto. Siempre andaba de acá para allá a ver si alguien le arreglaba su problema con los huesos. Él directamente no era de palabras. Más bien de hechos. Un tiarrón grande que rescató a la abuela de las garras de la pobreza.

Escalofrío, microrrelato de Beatriz Cáceres, autora de A tres pasos de Luna
microrrelatos

Escalofrío

«No estaba dispuesta a perder otra vez la oportunidad de poder hacer por fin la fotografía que necesitaba. Con un gesto rápido tiró el cigarrillo y lo pisó».

Desolación, microrrelato de Enrique Laso
microrrelatos

Microrrelatos: «Desolación»

Era como si nuestros sueños se estuvieran haciendo realidad. Nos alegramos al principio cuando misteriosamente se esfumaron los inmigrantes. Luego fueron desapareciendo, sucesivamente, nuestros adversarios políticos, los vecinos más molestos…

Cerrar