Tu librería digital de confianza.


Librería Deseos


Selección independiente de las novelas que más nos han gustado. Sin compromisos editoriales.

Conoce nuestras ofertas, los más vendidos, novedades, el libro recomendado del mes o el autor más leído de este verano...

Novelas por entregas

A tres pasos de Luna

La Cueva del León Marino
Verdaderos héroes alemanes
Una vergüenza para mi familia
Mariposas
Te llamaré Luna
Atunes contra mariposas
La magia del amor
Una muerte sin honores
Dos niñas, a solas con la muerte
Condenada al silencio
Mantente a tres pasos
Soy la reencarnación del diablo
Sin rencillas ni rencores
Los esclavos tabarquinos
El deseo me llena por entero
Sueños de corsarios, esclavos y fragatas
Almas errantes sin libertad
El terror invade la serena paz de Tabarca
Tanta serena belleza
El sonido de la muerte
Lágrimas que desgarran
¿Estamos en guerra?¿Por qué?
Salvar la vida, fingiendo un desmayo
Una marea oscura de la noche
No me dejes morir
Ni masas ni clientes ni corderos, un relato de Alberto Giménez Prieto
El folletín

Ni masas ni clientes ni corderos…

Capítulo donde los dioses debaten sobre los fieles a los que no se puede llamar masas o clientes, según Yhavé, pero tampoco corderos o borregos, según Alá. Y donde, dada la huida de esos seguidores a otros refugios como el dinero, se propone recabar la ayuda de los políticos…

Soy la reencarnación del diablo, entrega de A tres pasos de Luna, una novela de Beatriz Cáceres
A tres pasos de luna, El folletín

Soy la reencarnación del diablo

Estás probablemente ante uno de los pasajes más duros de A tres pasos de Luna. Quedas advertido.
17 de julio de 1936. Rosa ha perdido el conocimiento tras el culatazo de un rifle. Luna recibe una fuerte paliza, mientras varios hombres la inmovilizan. «Lo primero que tienes que saber», le grita uno, «es mi nombre. Y que soy la reencarnación del diablo…»

Perdón divino para un vampiro, entrega de El esclavo de los nueve espejos, una novela de Raimundo Castro
El esclavo de los nueve espejos, El folletín

Perdón divino para un vampiro

Tras la paliza que el párroco le ha propinado al vampiro con un crucifico sin que éste se abrasara, el chupóptero se explica: «Mi apostasía, mi descreimiento, padre, eran la causa de mi mal, pero mi arrepentimiento me ha salvado. Ya no me abrasa el tacto de lo sagrado porque tengo fe». El vampiro está decidido a conseguir el perdón divino…

Pensando en Ibrahim, entrega de la novela El coleccionista, de Cecilia Barale
El coleccionista, El folletín

Pensando en Ibrahim

Mientras en Bagdad, Ana Montecasino decide descubrir las claves para dar con la tumba de Alejandro Magno, los hermanos Mosconi están pensando en Ibrahim. Ernesto reprocha a su hermano que no lamente la muerte de su amigo. Pero hay algo que le inquieta aún más: «Necesito saber si tienes el mapa», le dice…

Si soy el padre necesito preuba, entrega de En el fin de la tierra, una novela de Rocío Castrillo
El folletín, En el fin de la tierra

Si soy el padre, necesito pruebas

Bernardo no quiere reconocer la paternidad de su hija. «Si de verdad soy el padre, necesito pruebas», le suelta a su compañera de Universidad, hermana de la madre. Incluso va más allá: «Denúnciame para que reconozca la paternidad», le dice. Mercedes Alvedro acepta el reto: «Tendrás noticias mías», le suelta mientras se dirige a la salida…

El Mundial que cambió a los dioses, una entrega de Alberto Giménez Prieto
El folletín

El Mundial que cambió a los dioses

Capítulo donde Cristo expone en el ágora del Paraíso de los dioses, la fragilidad de los humanos a la hora de endiosar a los que admiran. Advierte además sobre la terrible amenaza que supone que un país, al que consideran un buen cliente, y sin ningún tipo de ayuda o intersección divina, haya ganado un Campeonato Mundial de Fútbol…

El terror invade la paz de Tabarca, entrega de A tres pasos de Luna, una novela de Beatriz Cáceres
A tres pasos de luna, El folletín

El terror invade la serena paz de Tabarca

El terror invade la serena de paz de Tabarca e irrumpe con violencia la lectura que mantienen pacíficamente Rosa y Luna. El canto de las gaviotas es una abrupta banda sonora. Luna escucha atenta a Rosa, mientras observa embobada el movimiento de la cortina. Hasta que la mano de un desconocido…

Close