Tag

El folletin

Un sobrecogedor silencio sepulcral, entrega de Qué día el de aquella noche
El folletín, Qué día el de aquella noche

Un sobrecogedor silencio sepulcral

Jaime ha embarcado en dirección a la isla donde se paraliza la vida, a pesar de las advertencias de Maruja. El calor de la mañana es insoportable. De repente, a eso de una escasa milla, aparece el farallón descrito por Maruja. Jaime aún no lo sabe, pero su mente pragmática va a enfrentarse a un sobrecogedor silencio sepulcral, y a una magia extraña.

Lágrimas que desgarran, entrega de a tres pasos de Luna
A tres pasos de luna, El folletín

Lágrimas que desgarran

Tras el saqueo de las tropas republicanas, los pescadores deciden acercarse a la isla. No tienen armas, pero deben asegurarse que no queda nadie en Tabarca. Juan es el escogido. La sensación de pena y dolor se adueña de él, por eso se permite llorar sin hacer ruido en su soledad del mar. Llora esa clase de lágrimas que desgarran, al ser las más dolorosas cuando se deslizan por la piel.

La isla donde se paraliza la vida, entrega de Qué día el de aquella noche,
El folletín, Qué día el de aquella noche

La isla donde se paraliza la vida

Hace algo más de año y medio que Jaime captó a hurtadillas unas frases sueltas en una taberna portuaria: «en la isla…», «el fantasma…», «la vida se paraliza…» Desde entonces, cada fin de semana recorre más de doscientos kilómetros hasta El Anzuelo.
Comienza el segundo relato de este hombre libertario preso en un psiquiátrico: la isla.

El sonido de la muerte, A tres pasos de Luna, novela por entregas
A tres pasos de luna, El folletín

El sonido de la muerte

Rosa está convencida que aquel día pudo oír el sonido de la muerte. Y así se lo repite a Luna cada vez que recuerda aquellos momentos. «La pude oír respirar —le dice—. ¡Te lo juro! Se paseó tranquilamente por toda la casa y, después de hacerlo, se tumbó junto a nosotras y nos observó un largo rato».

Cada día es un sueño y una nueva realidad
El folletín, Qué día el de aquella noche

Cada día es un sueño y una nueva realidad

La obra de títeres ayuda a Jesús a encontrarse con su pasado, olvidado desde el trágico accidente que le dejó huérfano. Ahora recuerda a su padre en la herrería y sus sabios consejos. Por fin conoce el auténtico espíritu de la tía Dolores. «Cada día es un sueño y una nueva realidad», le dice.
En esta entrega, el director del Psiquiátrico concluye el primer relato de Juan de Dios y anota su primera observación sobre su paciente excepcional.

El dios de las tinieblas, Alberto Giménez Prieto
El folletín

El dios de las tinieblas

Donde aparece el dios de las tinieblas para dar la réplica sobre el fútbol a Alá, Cristo y Yahvé, y proponer al cónclave de dioses modernizar «nuestros métodos». «¡Señores dioses, —les dice—, aprendan de sus seguidores y progresen con los tiempos!»

La falsa divinidad del fútbol, Alberto Giménez Prieto
El folletín

La falsa divinidad del fútbol

Donde Alá, Cristo y Yahvé continúan su debate sobre los políticos, donde comparan la fe con el programa electoral, y donde por fin se aborda la falsa divinidad del fútbol y el peligro de que ésta pueda hundirles en la más profunda de las oscuridades…

Por qué estamos en guerra, entrega de A tres pasos de Luna, de Beatriz Cáceres
A tres pasos de luna, El folletín

¿Estamos en guerra?¿Por qué?

«No quiero que te preocupes, porque no me vas a echar de menos. Voy a regresar cada vez que me apetezca», amenaza a Luna el jefe de la partida de soldados republicanos, después de la múltiple y brutal violación a la que someten a la niña. La guerra civil ha invadido la pequeña isla de Tabarca, y Luna se pregunta: ¿estamos en guerra? ¿por qué?

Ni masas ni clientes ni corderos, un relato de Alberto Giménez Prieto
El folletín

Ni masas ni clientes ni corderos…

Capítulo donde los dioses debaten sobre los fieles a los que no se puede llamar masas o clientes, según Yhavé, pero tampoco corderos o borregos, según Alá. Y donde, dada la huida de esos seguidores a otros refugios como el dinero, se propone recabar la ayuda de los políticos…

Soy la reencarnación del diablo, entrega de A tres pasos de Luna, una novela de Beatriz Cáceres
A tres pasos de luna, El folletín

Soy la reencarnación del diablo

Estás probablemente ante uno de los pasajes más duros de A tres pasos de Luna. Quedas advertido.
17 de julio de 1936. Rosa ha perdido el conocimiento tras el culatazo de un rifle. Luna recibe una fuerte paliza, mientras varios hombres la inmovilizan. «Lo primero que tienes que saber», le grita uno, «es mi nombre. Y que soy la reencarnación del diablo…»

Perdón divino para un vampiro, entrega de El esclavo de los nueve espejos, una novela de Raimundo Castro
El esclavo de los nueve espejos, El folletín

Perdón divino para un vampiro

Tras la paliza que el párroco le ha propinado al vampiro con un crucifico sin que éste se abrasara, el chupóptero se explica: «Mi apostasía, mi descreimiento, padre, eran la causa de mi mal, pero mi arrepentimiento me ha salvado. Ya no me abrasa el tacto de lo sagrado porque tengo fe». El vampiro está decidido a conseguir el perdón divino…

Cerrar