El folletin - Página 4 de 10 - Libretería

Tag

El folletin

No la vas a dejar nunca, el coleccionista 23
El folletín

No la vas a dejar nunca

Diego Echelar seduce a la hija del dueño de El Argentino y tras ocho meses de noviazgo consigue el casamiento. Mauricio Valmellán, padre de Eleonora, vigila la escena de lejos hasta que al final aborda a su yerno y le…

Un clavo torcido en el camión de madera, 24 relato dormido
El folletín

Un clavo torcido…

Allí entre los mil trastos inanimados y polvorientos dejó el camión, que un año fue azul y al otro rojo, pero que siempre conservó ese clavo hendido en la madera por manos inexpertas de niño. Un nuevo relato dormido de…

Demasiado tiempo sola, de la novela En el fin de la Tierra 11
El folletín

Demasiado tiempo sola

Tras el nacimiento de su hija, por fin le llega a Ana Alvedro la suerte como diseñadora, pero no en Madrid sino en Galicia. Mientras, Bernardo y Helen disfrutan en Madrid de una loca pasión. Sin embargo, Martina, la hija…

La forja, 12 entrega de Qué día el de aquella noche!
El folletín

La forja

A Antonio, el director del Psiquiátrico, le cuesta entender qué clase de conexión le une al enfermo, pero está dispuesto a averiguarlo. Su comportamiento no encaja con la del clásico enfermo mental. Solo tiene una baza: el cuaderno de los…

Los esclavos tabarquinos, 16 entrega de A tres pasos de Luna
El folletín

Los esclavos tabarquinos

840 almas errantes, esclavos tabarquinos en manos del bey de Túnez, abandonados por los franceses y por los españoles, humildes pescadores de la isla de Tabarka, frente a las costas alicantinas… Juan cuenta a Luna la triste historia de sus…

Un viudo muy seductor, 22 entrega de El coleccionista
El folletín

Un viudo muy seductor

Ana Montecasino repasa mentalmente en su habitación del Hotel Palestine, la meteórica carrera de su jefe y ex amante, Diego Echelar. Un redactor mediocre que, tras enviudar, se había convertido en un editor sobresaliente y en un viudo muy seductor….

Tan solo se lleva el iPad, 23 relato dormido
El folletín

Tan solo se lleva el iPad…

… Y ella dejó de contar los días de su partida, porque hace casi tres meses que se fue ligero de equipaje. Tan solo se llevó el iPad, el portátil, una bolsa de viaje, y unas fotos en el móvil….

Quién es el padre de tu hija, En el fin de la Tierra 10
El folletín

Quién es el padre de tu hija

Las hermanas Alvedro mantienen la discusión sobre la paternidad de la niña. Doña Clara, la abuela, se retira. Su vida ha sido muy dura desde que se enamoró de un guerrillero antifranquista. Sacó adelante a sus hijas con la costura…

El cuaderno de los relatos, 11 entrega de qué dia
El folletín

El cuaderno de los relatos

La excesiva bondad de Juan de Dios conmueve a la enfermera Alejandra que ignora cómo ayudarle para delatar a su mujer. Un acto de nobleza del supuesto enfermo conmueve a la enfermera. Juan de Dios le ofrece sus secretos más…

Almas errantes sin libertad, a tres pasos de luna 15
El folletín

Almas errantes sin libertad

Luna no tiene historia. Así que Juan ha decidido contarle la suya para que la haga propia. «No es necesario compartir la sangre siempre que tengas el mismo sentimiento en el corazón», le dice. Y se lanza a narrarle la…

Un buen arma, el esclavo de los nueve espejos 19
El folletín

Es un buen arma

Alejando Neblí acaba de salir del segundo espejo. Ha vivido una sensación extraordinaria y diferente. Ha experimentado en sus carnes la vivencia del peón. Una luminosidad extraña estremece sus pupilas y al abrirlas se enfrenta al cañón de su propia…

El temor tatuado en los ojos, 21 entrega de el coleccionista
El folletín

El temor tatuado en los ojos

Ana Montecasino termina de escribir su primera crónica en Bagdad en medio de una sensación de ahogo. Está agotada y unas ojeras visibles apagan su mirada: «La guerra se palpa a cada paso. Los iraquíes tienen el temor tatuado en…

¡Ay,lelle-lelle!, 22 relato dormido de La escribidora
El folletín

¡Ay, Lelle, Lelle!

La niña Lelle es tremenda. Sí, tremenda. Primero te abraza y luego te muerde. Y después te pinta la mesa o el sofá. Pero también son tremendas su dulzura, sus caricias, sus sonrisas… Le gusta más un beso y un…

El fruto de ese amor, en el fin de la tierra 9
El folletín

El fruto de ese amor

Ana Alvedro abandona la aventura madrileña y se refugia en A Coruña con su madre y hermana. Poco después descubre que está embarazada, pero decide ocultarles la identidad del padre de la niña, del fruto de ese amor que guarda…

Close
{"cart_token":"","hash":"","cart_data":""}