Opinión

A oídos sordos, zanahorias a la frente

Solo hay una manera de evitar que la tomadura de pelo no sea tan grande, ¡de ella tampoco nos vamos a librar!